Celestún, puerto turístico y exportador de sal

 

 

Recorrido por las Charcas salineras del puerto de Celestún.- Foto Luis Zapata Noh
Recorrido por las Charcas salineras del puerto de Celestún.- Foto Luis Zapata Noh

El puerto de Celestún,  a 90 km de la capital yucateca, es comúnmente conocido como uno de los mejores lugares para el avistamiento de flamingos en la Biósfera de la Ría de Celestún, sin embargo, también obtiene su fama por ser uno de los principales exportadores de sal a nivel nacional.

A pocos  metros de sus costas color esmeralda, se encuentran las charcas en las cuales trabajan decenas de personas que extraen miles de toneladas de este producto anualmente.

Al conjunto de charcas en las que se extrae la sal son conocidas como posiciones, las cuales cada una puede tener varias charcas en las que se va “cosechando” la sal depositada en el fondo de cada una dependiendo de las condiciones climáticas.

Extracción de Sal

Recorrido por las Charcas salineras del puerto de Celestún.- Foto Valerio Caamal Balam
Recorrido por las Charcas salineras del puerto de Celestún.- Foto Valerio Caamal Balam

El proceso de extracción da inicio desde las seis de la mañana, cuando los trabajadores -provenientes de las comunidades cercanas a Celestún- entran a la charca equipados con su “chalán” (pequeña lancha) en la cual depositan la sal que obtienen del fondo ayudados de palas y parrillas. Cuando la charca se encuentra seca, el “chalán”es sustituido por una carretilla.

Una vez que el “chalán” está lleno de sal, ésta es depositada en la orilla de la charca para que se escurra y tenga un secado natural al sol. Cuando la sal es recién extraída del fondo de la charca puede tener un tono rosa, el cual va perdiendo conforme se va secando. Cada trabajador puede extraer hasta dos toneladas de este producto en una jornada laboral.

Recorrido por las Charcas salineras del puerto de Celestún.- Foto Valerio Caamal Balam
Recorrido por las Charcas salineras del puerto de Celestún.- Foto Valerio Caamal Balam

A las 11 de la mañana, como máximo,  todos los trabajadores salen de la charca debido a que ésta se calienta con el sol a tal punto que es imposible resistir la temperatura del agua.

Una vez fuera, se toman un receso para tomar un tazón de “pozol”, una bebida tradicional de la región a base de maíz. Una vez repuestos, cada trabajador toma su “xuxac” (canasta) lo llena hasta el tope con la sal extraída y lo deposita donde le digan para terminar de secarse y luego ser transportada en un volquete. Por cada canasta que llene con la sal que extrajo durante el día se le paga $15.

Recorrido por las Charcas salineras del puerto de Celestún.- Foto Valerio Caamal Balam
Recorrido por las Charcas salineras del puerto de Celestún.- Foto Valerio Caamal Balam

Cada canasta puede llegar a pesar entre 80 y 90 kgs. Dependiendo de las condiciones de la charca y la capacidad de cada trabajador éste puede llegar a sacar más de una tonelada de sal.

Celestún es el segundo exportador de sal en el Estado, tan sólo después de la salinera en las Coloradas y entre ambas exportan 70 mil toneladas de sal, convirtiendo a Yucatán en el tercer exportador a nivel nacional detrás de Guerrero Negro en Baja California y Veracruz.

Tipos de sal

 

La sal que se extrae mayormente en Celestún es la sal en grano, la cual es la que se extrae del fondo de las charcas, sin embargo, también se puede obtener la flor de sal, considerada como la sal más fina y una de las más caras en el mercado, llegando a costar 300 gramos hasta $200.

Recorrido por las Charcas salineras del puerto de Celestún.- Foto Valerio Caamal Balam
Recorrido por las Charcas salineras del puerto de Celestún.- Foto Valerio Caamal Balam

Otro tipo de sal que se extrae es la sal espuma, la cual únicamente se obtiene al inicio de la cosecha de sal en esta salinera y se encuentra a la orilla de las charcas.

Cuando se procesa y refina es cuando se obtiene la sal de mesa. La sal de Celestún, al ser extraído de charcas que combinan agua salada con agua dulce es considerada mejor para combinar con los alimentos.

Además de la sal convencional, en Celestún se extrae la denominada sal rosada, la cual tiene su color debido a la presencia de la Artemia Salina mismo alimento que consumen los flamingos y también obtienen su tono rosa de él, por lo que algunas charcas están protegidas pues allí llegan cada año cientos de estas aves para alimentarse.

Conoce otros destinos de la Península de Yucatán que te pueden interesar

Descubro

Descubro es el portal turístico de Grupo Megamedia en donde podrás encontrar destinos, recomendaciones, consejos y todo lo que necesitas saber para organizar y planear tu próxima viaje. ¿Qué quieres descubrir hoy?