Halachó, es un municipio del estado de Yucatán que se caracteriza por sus artenasanías de palma de huano.

Esta labor, ha pasado de generación a generación en esta localidad; en algunas familias, los niños aprenden a tejer desde muy pequeños viendo a sus madres, padres o abuelos realizar esta labor.

Aquí se elaboran diferentes productos, como lo son: sombreros, cestos, canastas, tortilleros, abanicos y adornos para la casa, todo hecho de huano.

Para hacer estas artesanías, es necesario estar en un lugar humedo para realizar el tejido sin que se rompa la hoja de palma, por lo que muchos pobladores bajan a las cuevas que (generalmente) se encuentran en el patio de sus casas para poder tejer.

Aunque esta tradición se ha ido perdiendo con el paso del tiempo, ya que algunos prefieren remojar en una cubeta de agua las hojas de palma.

Para ponerle color a la palma de huano, es por medio de agua hirviendo y colorantes, en donde se hacen diferentes combinaciones para poder tener el tono deseado.

Doña Elena, habitante de este municipio, aprendió a tejer desde muy pequeña y por años ha usado sus manos para realizar esta labor dentro de una cueva, pero por su edad, ahora solo teje en la sala de su casa durante las frescas mañanas.

Ahora, son sus hijas y nietas quienes han heredado esta tradición, la cual representa a Halachó.

Kimbilá, Yucatán y sus bordados