Durante la época colonial, la capital yucateca fue famosa por sus 13 arcos, algunos la delimitaban y otros la adornaban

De acuerdo en Gonzalo Navarrete Muñoz, cronista de la historia de Mérida, las iglesias de San Cristobal, la Mejorada, Santa Ana, Santiago y San Juan se encontraban a los límites de la ciudad, Mérida era muy pequeña y sus límites eran estos barrios coloniales.

De norte a sur, el primer arco era el de Santa Ana, ubicado en la calle 60 con 47. Hubo tres arcos laterales, el de la calle 60 por 49 en el camino del Paseo de la Alameda de Santa Ana. Otro más se podía encontrar en la calle 60 con 53, en el mismo paseo de la Catedral a la iglesia de Santa Ana.

En la calle 62 por 53, estaba el arco de San José. En la calle 60, entre 53 y 55, se encontraba el arco de Santa Lucía. Otro más llamado el arco de San Antonio que hoy día es el de Dragones, se encuentra en la calle 50 por 61.

En la calle que va de la Mejorada a San Cristóbal existió una de las pirámides de Thó, los españoles la llamaron de San Antonio, de ahí el nombre de este nobilísimo arco, aunque esa calle era conocida como El imposible.

Arco del puente

Hoy día en la calle 50 con 63, el que actualmente se llama arco del Puente, en aquellos ayeres tuvo el nombre de Santa Cruz, pero como debajo de ese arco hubo una aguada, para cruzar la calle se le construyó un pequeño puente, lo que le valió el cambio de nombre.

La calle 65 con 58 existió un arco llamado La campaña. El arco conocido como El arruinado estaba en la 60 con 71, este fue un arco importante, marcó uno de los límites de la capital del estado.

En la parte sur de la ciudad, se delimitaba en la calle 69, en San Juan y en la calle 71, había otro. En la calle 63 con 70 estaba el arco de La concepción. Era una de las puertas del poniente de la ciudad.

Te podría interesar: 10 fotografías antiguas de Mérida y su historia.

Quizás la otra puerta de la ciudad en el poniente se encontraba en la calle 61 con 70, se le conoció como arco de San Sebastián, Santiago o El caído.

Gonzalo Navarrete lamenta que pese a tantos recursos que existen hoy en día, los arcos no hayan sido resaltados para apresiación de los ciudadanos, no cuentan con una placa conmemorativa que cuente sobre su historia, sin embargo muchos turistas los admiran y les han hecho fotos increíbles a los arcos existentes en la ciudad.

Síguenos en Facebook



¡Síguenos en nuestras redes sociales de DESCUBRO para conocer más destinos y experiencias de viaje!