Cosas que no existían en el turismo hace 10 años

Cosas que no existían en turismo hace 10 años
Cosas que no existían en turismo hace 10 años
Cosas que no existían en turismo hace 10 años

 

En la última década muchas cosas han cambiado en el mundo del turismo. Antes los hoteles u hostales eran tu única opción al organizar tu viaje, y ni pensar que tomarse fotos en destinos increíbles fuera un buen trabajo o que los turistas pudieran considerarse «indeseables» en ciertos lugares.

Por eso hicimos un recuento sobre las cosas que no existían en hace 10 años.

1. Airbnb: Hoy en día puedes ponerte en contacto con habitantes de casi cualquier destino para rentar sus propiedades directamente, con ciertas garantías de seguridad y un proceso bastante sencillo. Aunque ahora existen varias plataformas similares, Airbnb fue pionera en el sistema de economía colaborativa respecto al hospedaje.

La empresa nació en 2008, pero le tomó un par de años despegar a nivel mundial. Actualmente hay más de 7 millones de alojamientos, distribuidos en 191 países y 100 mil ciudades. Está valuada en 31 mil millones de dólares, por encima del grupo hotelero Hilton, valuado en 25 mil millones, de acuerdo con Wired. Esto no le ha librado de enfrentar restricciones con gobiernos a lo largo de esta década, por temas como cobro de impuestos, exceso de turistas o gentrificación.

2. Influencers de viaje: Hace 10 años, pocos imaginaban que viajar por el mundo y documentarlo pudiera ser un empleo real (y bastante redituable, por cierto). En 2009, ni siquiera existía Instagram. Según un estudio de Hopper, startup de planeación para la red social mencionada, un post del influencer brasileño Caio Castro, relacionado con viajes, cuesta 138 mil dólares.

En esa lista, llamada Instagram Rich List 2019, le sigue el británico Paul Nicklen, que puede cobrar 43 mil 600 dólares por post. Según una herramienta online de Influencer Marketing Hub, si tuvieras 20 mil views al día en YouTube, tus ganancias mensuales rondarían entre 855 y mil 425 dólares.

3. Maletas inteligentes: En 2014, la startup Bluesmart popularizó el concepto de maletas inteligentes: un tipo de equipaje que no solo se puede rastrear con tu celular, sino cargar dispositivos electrónicos. Pronto, otras marcas similares aparecieron en el mercado. A principios de 2018, cuando todavía estaba en apogeo, Bluesmart se vino abajo: la Administración Federal de Aviación de Estados Unidos prohibió llevar a bordo maletas con baterías de litio no removibles, justo como las pioneras del producto. Pero no te preocupes, pues todavía puedes adquirir maletas inteligentes siempre y cuando puedas quitarles la batería, independientemente de que la lleves en cabina o la documentes. Las funciones, diseño e innovaciones son muy diversas. Por ejemplo, la marca Arlo Skye tiene productos sin zippers, para mayor seguridad, o Modobag está motorizada y puede transportarte por el aeropuerto.

4. Sobreturismo: Nadie utilizaba los términos «turismofobia» o «sobreturismo» hace 10 años. Según la Organización Mundial del Turismo tales conceptos reflejan los retos que implica mantener una industria creciente de viajeros para determinado destino. Entre las dificultades está el uso de recursos naturales, impacto sociocultural, servicios rebasados y falta de infraestructura.

Debido a lo anterior, cada vez más lugares presentan restricciones para los turistas. Tan solo este año, la isla de Santorini, en Grecia, estableció un límite de 8 mil visitantes al día y el Taj Mahal limitó el tiempo permitido de estancia para cada turista. Además el famoso paisaje de Maya Bay, que aparece en la película «La Playa», seguirá cerrado hasta 2021 para favorecer la recuperación de arrecifes. Otros destinos relacionados con la noción de «turismofobia» son Venecia o Barcelona.

5. Realidad aumentada: Esta tecnología es capaz de incorporar elementos digitales al mundo real por medio de una pantalla. El perfecto ejemplo es el juego Pokémon Go, aunque las posibilidades son mucho más grandes. Gracias a la realidad aumentada una app te puede indicar visualmente dónde hay buenos restaurantes, hoteles o atractivos turísticos.

Ejemplo de lo anterior es el Bus Times London que te permite hallar paradas de autobús en Londres, explica el sitio web ARPost. La empresa eTips crea aplicaciones para iPhone enfocadas en viajes, y ha hecho guías sobre países como Alemania o Italia. El traductor de texto de Google Lens también emplea la realidad aumentada.

6. Robots: Todavía no es una tecnología propagada a nivel mundial. Sin embargo, no podemos negar que ha pisado fuerte en la industria turística durante los últimos años. Especialmente en la aviación. Aeropuertos como el de Estambul, Munich, Schiphol (Ámsterdam) o Changi (Singapur) los utilizan para dar direcciones a los pasajeros perdidos, actualizarlos sobre sus vuelos o hasta patrullar.

En Japón se volvió célebre el hotel Henn-na, atendido completamente con robots. Resulta bastante bizarro, pues en el lobby te puede recibir un velociraptor. Este año «despidió» a muchos de sus curiosos empleados, debido a quejas de los huéspedes. Hallamos robots hasta en los cruceros. A partir de Quantum of the Seas, que zarpó en 2014, varios barcos de la compañía Royal Caribbean presentan el Bionic Bar, una barra que funciona con brazos robóticos, los cuales preparan cocteles.

7. Experiencias locales: En los últimos 5 años se ha expandido la idea de involucrarte a mayor profundidad con un destino, en lugar de seguir una lista de atractivos para visitar o hacer «turismo tradicional». Esta tendencia consiste en buscar tours ofrecidos por locales, hacer actividades relacionadas con la cultura del destino o aventurarte a los barrios poco conocidos de una ciudad. No solo nos referimos a las experiencias que Airbnb ofrece desde hace 3 años, sino a diversas empresas con un concepto afín. Entre ellas está Tours by Locals, Eat With, Context Travel o Global Greeter Network.

8. Consciencia sobre el uso de plásticos: Aerolíneas, hoteles y hasta destinos enteros han tomado medidas en los últimos 2 años para reducir los plásticos de un solo uso. En el primer rubro, empresas como Emirates y Alaska Airlines han eliminado el uso de popotes; otras como Qantas y Air France se han comprometido a sustituir en gran medida los plásticos en sus amenidades. Desde 2018 la cadena Marriott anunció que dejaría de usar popotes y agitadores de plástico en sus propiedades a nivel mundial, así como cambiaría sus botellitas de shampoo por dispensadores grandes. Hilton también se manifestó en contra de los popotes plásticos, y está dejando de ofrecer botellas desechables en eventos corporativos de gran parte de sus hoteles. En México, estados como Baja California y Oaxaca han legislado sobre este asunto.

9. Selfie sticks: Su gran boom se dio en 2014 y ahora parece un invento totalmente «imprescindible» en nuestras vidas, aunque lo ames u odies. Sin embargo, también ha sido prohibido en sitios turísticos por motivos de seguridad o preservación. En la lista hay museos, parques nacionales, parques temáticos o atractivos históricos, solo por mencionar algunos. El caso de los drones es muy similar. No solo pueden estar restringidos en atractivos turísticos, sino países enteros; Cuba o Kenia son ejemplos.

 

SIGUENOS EN FACEBOOK
Descubro

Descubro es el portal turístico de Grupo Megamedia en donde podrás encontrar destinos, recomendaciones, consejos y todo lo que necesitas saber para organizar y planear tu próxima viaje. ¿Qué quieres descubrir hoy?