Casinos-en-linea-juegos

En líneas generales, los casinos suelen llamar bastante la atención de los mexicanos. Y no es para menos, puesto que más allá de los juegos en los que profundizaremos a continuación, también destacan por otros aspectos que merecen una mención especial. Un claro ejemplo es el de las promociones.

Hoy en día es fácil encontrar casinos con bono de bienvenida. De hecho, suelen publicitarse en Internet, por lo que tarde o temprano acabarás dando con ellos, atraído por el hecho de que si te registras por primera vez te premiarán con algún tipo de beneficio: tiradas gratis, duplicación del saldo, etcétera.

Sea cual sea la ventaja que proporcione el casino en cuestión, después de registrarte en él no conviene elegir un juego al tuntún. Antes de ello, es fundamental entender las probabilidades en los juegos de casino. A continuación, describiremos las principales claves que son necesarias para comprender este aspecto que tanta relevancia adquiere a la hora de jugar.

La banca siempre gana

Lo primero que has de saber para entender las probabilidades en los juegos de casino es que la banca siempre gana. Esta famosa frase queda demostrada con un porcentaje, el cual aumenta o disminuye en función de varios aspectos como el tipo de juego en el que decides probar suerte.

Esta cifra suele recibir el nombre de ‘ventaja de la casa’. No hay mejor término para describirla, puesto que básicamente hace referencia a que, a largo plazo, por muchas veces que gane el jugador en cuestión, siempre acabará ganando más la banca.

Este porcentaje que se queda la casa afecta directamente a las probabilidades generales

Supón que estás dudando entre dos juegos distintos. El primero de ellos supone lidiar con una ventaja de la casa cuyo porcentaje es de 4 puntos, mientras que el segundo reduce la cifra a un total de 2. ¿Cuál te conviene más como jugador? Sin ninguna duda, aquel en el que la banca se adjudica siempre unas ganancias del 2%.

Cada vez que los usuarios se juegan cien pesos mexicanos, tan solo dos de ellos son ganancias seguras para la banca. En el primer caso descrito, serían un total de cuatro. Esto significa que, si te decantas por el juego del 4%, las probabilidades de acabar ganando tú serían más bajas.

Te podría interesar Visita el mirador Top of The Rock en Nueva York

Diferencias entre pagos y probabilidades

Entre los usuarios mexicanos, sobre todo aquellos que nunca antes han disfrutado de la experiencia de un casino online, es habitual confundir dos términos que no tienen muchas similitudes. Nos referimos a los pagos y las probabilidades.

Cuando hablamos de probabilidades, básicamente nos referimos al porcentaje de ocasiones en las que se producirá un resultado, por ejemplo el ganador que dará pie a que el usuario pueda obtener una mayor o menor cantidad de pesos mexicanos.

Si la probabilidad es baja, es realmente difícil que acabe teniendo lugar esa jugada ganadora que tanta ilusión y euforia traslada a los jugadores mexicanos. Pero, ¿qué pasa cuando sucede? Es entonces cuando entra en juego el pago. En este caso, estamos ante el montante total que ese usuario obtendría precisamente por haber sido partícipe de una jugada ganadora.

Has de saber que, aunque existen importantes diferencias entre ambos términos, están directamente relacionados. Si una jugada es muy probable que termine ganándose, el pago no esperes que también sea elevado, sino más bien todo lo contrario.

Pongámonos en la situación opuesta. La jugada ganadora difícilmente se producirá, ya que las probabilidades son realmente bajas. Será entonces cuando el pago sí resultará alto a más no poder.

Calcular correctamente las cifras

Ahora que ya sabes entender las probabilidades y los pagos en los juegos de casino, llega el momento de hacer los cálculos por tus propios medios. Con el ejemplo que daremos a continuación podrás practicar y obtener posteriormente los resultados correctos antes de dar comienzo a tus partidas en los casinos.

En primer lugar, consulta cuál es la probabilidad de ganar. Supongamos que es de 0,5 en 10. Esto significa que, porcentualmente, tendrás unas probabilidades de alzarte con la victoria en esa partida de un total de un 5 por ciento.

Ahora es momento de realizar el cálculo oportuno de los pagos. Lo único que tienes que hacer es realizar una multiplicación de la cifra anteriormente sacada a colación y el montante que sería posible ganar.

Supongamos que decides jugar un total de veinte pesos mexicanos. Como la probabilidad es del 5%, el pago que podrías esperar es de un peso mexicano.

Hacer los cálculos, como acabamos de ver, no es una tarea complicada. Aun así, exige conocer una serie de conceptos que hemos descrito a lo largo de este artículo para que cualquier persona se vea capaz de entender las probabilidades e incluso calcularlas junto a los pagos. De esta manera obtendrás las cifras que te permitirán saber si jugar a un juego de casino es o no una buena idea a nivel económico.

Este es contenido patrocinado.